La gripe. La inoportuna visita anual

Consejos de salud

Consejos para la prevención y el tratamiento de la gripe

CATARRO

La gripe es una enfermedad infecciosa causada por un virus (virus influenza) que afecta al sistema respiratorio y que se transmite entre las personas a través de las micro-gotas que se producen con el habla, la tos y los estornudos; también se puede transmitir directamente con el contacto de objetos contaminados (objeto - mano - nariz - boca).

El virus de la gripe tiene la particularidad de ser de fácil mutación, esto comporta que el virus cambie de año en año, motivo por el que no se puede desarrollar inmunidad contra el virus y esto favorece que se produzcan los brotes que pueden llegar a ser auténticas epidemias, de cadencia anual, fundamentalmente en invierno, y que afectan a la población en general.

Síntomas de la gripe

Entre 1 y 4 días después de que el virus entre en nuestro organismo se inician los síntomas: 

  • fiebre, que puede llegar a ser excepcionalmente alta. 
  • dolores óseos, articulares y musculares (crujimiento). 
  • tos seca muy persistente. 
  • dolor de cabeza. 
  • dolor de garganta. 
  • malestar general. 
  • pérdida de apetito. 

Curación de la gripe

La evolución natural de la enfermedad es hacia la curación en un periodo de entre 7 y 10 días, si bien, en circunstancias excepcionales, pueden aparecer complicaciones. Estas pueden ser más frecuentes en niños, ancianos y personas con enfermedades crónicas. Las más habituales son complicaciones respiratorias (neumonías, bronquitis, sinusitis, otitis), deshidratación en niños y ancianos, descompensaciones de enfermedades crónicas preexistentes como la diabetes, el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y enfermedades cardíacas. Raramente, se pueden presentar complicaciones neurológicas, muy inusuales pero graves, como la encefalitis, el síndrome De Guillain Barré o el síndrome de Reye. 

Tratamiento de la gripe 

No hay un tratamiento específico, habitualmente el tratamiento de los síntomas será suficiente para atenuar la enfermedad que seguirá su curso durante un periodo de 7 a 10 días. El tratamiento incluirá medidas sintomáticas y tratamiento preventivo: descanso, evitar el alcohol y el tabaco. Tomar líquidos abundantes, si no hay pérdida del apetito se puede comer de todo, analgésicos y antitérmicos (no daremos ácido acetilsalicílico a los niños). Evitar los antibióticos pues no son efectivos ante los virus y no modificarán el curso de la enfermedad, ni disminuirán las posibles complicaciones. Medicamentos con acción antiviral se pueden dar en las primeras 48h desde el inicio de los síntomas pero su uso no está generalizado y hay que darlos bajo control médico. 

Vacunación antigripal

Se recomienda la vacuna antigripal anual que acostumbra a administrarse de septiembre a noviembre y tiene un 80% de efectividad en el total de personas a quienes se les administra. Hay que administrarla a personas con alto riesgo de sufrir complicaciones y en personas que están en contacto con estos grupos de riesgo, puesto que pueden colaborar a transmitir la enfermedad. Hace falta vacunar

  • a las personas de edad superior a 65 años sobre todo si viven en instituciones cerradas.
  • niños de más de 6 meses de edad.
  • adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares, respiratorias, metabólicas, enfermedades renales, hepáticas, neuromusculares, inmunosupresión.
  • gestantes a partir del 2º trimestre de gestación.
  • niños y adolescentes que han recibido tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico.
  • personas que están en contacto con afectados y pueden transmitir la enfermedad (personal sanitario, de hospitales, centros de asistencia primaria, residencias geriátricas, cuidadores a domicilio).
  • personas que por su trabajo sean necesarias a la comunidad (policías, bomberos, protección civil), viajeros internacionales, personas que viajen a zonas dónde hay brotes de gripe aviar.

No vacunaremos en los siguientes supuestos: 

  • personas con antecedentes de alergia a la proteína de huevo. 
  • personas con antecedentes de alergia previa a la vacuna antigripal. 
  • niños de edad inferior a los 6 meses. 
  • gestantes del primer trimestre. 
  • procesos infecciosos febriles intercurrentes, hará falta esperar a que se resuelva el proceso antes de administrar la vacuna.
Miércoles, 2 Agosto, 2017 - 12:52

Accesos directos