Teléfono de Urgencias Generales: 932 850 777

Diagnóstico y tratamiento de la patología mamaria

Consejos de salud

En las dos últimas decadas se han ido produciendo una serie de cambios en diversos aspectos de la Patología Mamaria que llegan a ser tan importantes que crean una nueva necesidad de interrelacion con otras especialidades.

Antes de llegar a la situación actual, la mayoría de consultas por afecciones mamarias estaban motivadas en la práctica por la aparición de un "bulto" en la mama. Ello originaba, casi siempre, un acto quirúrgico a cargo del cirujano, menos veces, del ginecólogo, con la finalidad de efectuar una biopsia per-operatoria ( es decir durante la intervención).

En caso de benignidad se daba por solucionado el problema y ante el dictamen de malignidad por el anatomopatólogo, se procedía a una mastectomía radical y luego el radioterapeuta completaba el tratamiento.

Todos a una

El convencimiento de que el diagnóstico precoz es la mejor arma para mejorar los resultados terapéuticos en el cáncer, ha dado paso a nuevos métodos de exploración que requieren conocimientos y aparatos específicos, además, la posibilidad de tratamientos diferentes en condiciones concretas obliga a individualizar al máximo los casos para obtener la máxima curabilidad con la mínima mutilación y establecer los adecuados controles.

La mayor preocupación de la mujer y seguramente el aumento de las afecciones mamarias, hace que se incremente el número de consultas sobre una variada patología que muchas veces no requiere tratamiento quirúrgico, pero sí un diagnóstico, cada vez más difícil, un tratamiento adecuado y control.

Así va naciendo una rama especifica médico-quirúrgica. A la sencilla relación anterior de cirujano o ginecólogo con anatomopatólogo y radioterapeuta deben incorporarse radiólogos, citólogos, oncólogos, cirujanos plásticos, hormonólogos, bioquímicos, inmunólogos, investigadores, psicólogos, etc., todos ellos con un interés especial por la mama dentro de su propia especialidad.

La solución al problema asistencial en Patología Mamaria radica en resolver la necesidad de atención médico-quirúrgica y de participación de diversos especialistas para un creciente número de pacientes. En definitiva el enfoque teórico multidisciplinario.

No hace tanto, las enfermedades mamarias y las posibilidades de su tratamiento se resumían rápidamente; la exploración clínica y la técnica quirúrgica estándar se aprendían sin dificultad y no existían grandes problemas de diagnóstico e indicación.

Hoy día estos aspectos han cambiado drásticamente. La aparición constante de nuevos conocimientos y conceptos así como la dificultad de adquirirlos, junto al convencimiento de que quedan muchos problemas que resolver.

El número cada vez mayor de consultas, la complejidad progresiva de las técnicas diagnósticas, terapéuticas y especialmente la necesidad de un enfoque global de la paciente en la que deben actuar diversos especialistas,establecen la demanda de una asistencia cada vez más especifica.

¿Qué es la Senología?

Senología es un término creado por Ch. M. Gros, que en su obra, además de conseguir un ordenamiento de los conocimientos científicos, insiste en el aspecto humanístico, en la necesidad de integrar la mama en la mujer, de valorar el concepto de salud estudiando las diferentes funciones, los significados de la mama, las influencias socioculturales y psicológicas que la rodean.

Pretende conseguir una mejor atención a los problemas relacionados con las afecciones mamarias.

¿Qué trata nuestra especialidad?

No debemos olvidar que, en la práctica, la atención de las pacientes con afecciones mamarias incluye el cáncer de mama como objetivo primordial, pero existen otros muchos aspectos, relacionados o no con el cáncer, que alcanzan una gran importancia y convierten a la patología mamaria en una rama médico-quirúrgica.

Es obligado aceptar que para poder diagnosticar y tratar cánceres, especialmente en sus fases precoces, es importante estudiar a todas las pacientes que acudan no sólo por un tumor manifiesto, sino por patología benigna, simple cancerofobia, para el tratamiento y control de una mastopatía, etc., además de las campañas de educación sanitaria y detección precoz que deberían existir para los grupos de riesgo. No es posible, en la práctica, separar el cáncer de toda una patología numéricamente mucho más abundante, que genera un gran volumen de carga asistencial, así como constantes problemas de diagnóstico, seguimiento y orientación terapéutica, que desbordan al especialista general integrado en un comité.

El objetivo es atender a todas las pacientes con afecciones mamarias, reales o posibles, con la primordial necesidad de detectar cánceres con mayor exactitud y precocidad y tratarlos adecuadamente en un marco multidisciplinario.

Viernes, 9 Diciembre, 2016 - 13:39

Accesos directos