Teléfono de Urgencias Generales: 932 850 777

Síntomas y diagnóstico del cáncer intestinal

Consejos de salud

El cáncer de colon y recto es uno de los tumores que está apareciendo con mayor incidencia tanto en hombres como en mujeres de las sociedades más desarrolladas.

El cáncer de colón y recto es el segundo cáncer en importancia y en frecuencia de aparición. La detección de la enfermedad en fases iniciales y los nuevos tratamientos aumentan considerablemente las posibilidades de curación total: es uno de los más sencillos de diagnosticar haciendo más fácil su detección precoz.

¿Que es el cáncer de colon y recto?

El cáncer es un proceso que se produce por el crecimiento anormal y desordenado de las células formando unas masas denominadas tumores.

  1. Los tumores malignos, conocidos como cáncer, se caracterizan por tener la capacidad de crecer sin control invadiendo los tejidos colindantes y los que se encuentran a más distancia. Cuando se extienden a otros órganos, mediante la vía sanguínea o linfática, da lugar a un proceso llamado metástasis.
  2. Los tumores benignos se caracterizan por no ser invasivos y tener, habitualmente, un mejor pronóstico.

Cuando un tumor se localiza en alguna de las diferentes secciones del intestino grueso, se denomina cáncer de colon y recto o cáncer colorrectal.

¿Qué son los pólipos?

Los pólipos son engrosamientos de la mucosa -la capa interna- del tejido del intestino.

Los pólipos hiperplásicos, de origen inflamatorio, son de pequeño tamaño y benignos.

Los pólipos adenomatosos presentan cambios en las células y pueden ser precursores del cáncer de colon y recto.

Si la persona afectada sigue un control médico adecuado, los pólipos se pueden detectar fácilmente y extirparlos antes de que degeneren.

Tipos de cáncer colorrectal

La mayoría de tumores malignos de colon y recto son de tipo adenocarcinomas y se producen por la degeneración de las células de las glándulas de la mucosa intestinal.

Existen otros tumores malignos de tipo:

  • Otros carcinomas
  • Linfomas
  • Sarcomas (Tumores del tejido conjuntivo)

Durante su evolución, la enfermedad pasa por diferentes estadios definidos por el tamaño del tumor y por el grado de afectación de los tejidos cercanos.

¿A quién afecta el cáncer colorrectal?

Puede afectar tanto a hombres como a mujeres y a partir de los 50 años aumentan las posibilidades de aparición.

Síntomas del cáncer de colon y recto

Los síntomas que pueden indicar la existencia de un cáncer y que normalmente son percibidos por el propio paciente, son los siguientes:

  • Cambio de ritmo en las deposiciones: una diarrea, un estreñimiento, o incontinencia de nueva aparición y que persistan más de 10 días.
  • Sensación de evacuación incompleta.
  • Anemia, cansancio sin motivo.
  • Sangre roja en las heces o heces muy oscuras casi negras.
  • Molestias abdominales (dolor, inflamación o acumulación de gases).
  • Fiebre y mareos.
  • Falta de apetito y pérdida de peso sin causas aparentes.

Ante cualquiera de estos síntomas, hay que consultar con el médico, quien valorará su aparición y, si lo cree conveniente, realizará pruebas de diagnóstico.

Factores de riesgo

Aunque se desconocen sus causas directas, existen algunos factores de riesgo que están claramente relacionados con la aparición del cáncer colorrectal.

Riesgo elevado

  • Personas que ya han desarrollado un proceso cancerígeno, especialmente un cáncer de colon.
  • Antecedentes familiares directos (padres, hermanos, abuelos, tíos…etc.).
  • Personas con enfermedades inflamatorias intestinales crónicas, colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.
  • Pólipos adenomatosos.
  • Envejecimiento (a partir de los 50 años, aumentan las posibilidades de aparición de nuevos casos).

A tener en cuenta

  • Consumo elevado de carnes rojas y grasas de origen animal.
  • Bajo consumo de frutas, vegetales y fibra (ingestión superior a los 20 gr. de fibra al día).
  • Obesidad, sobrepeso excesivo.
  • Falta de ejercicio.
  • Tabaco.

Aún se discute sobre la relación directa entre estos factores y la aparición de un tumor en el colon, pero se asocian con otros tipos de cáncer y de enfermedades no tumorales.

¿Cómo se diagnostica el cáncer colorrectal?

Existen diferentes pruebas diagnósticas que sirven para confirmar o descartar la existencia del cáncer:

Detección de sangre en heces

Es la más inespecífica de todas ellas ya que puede ser un síntoma de diferentes enfermedades.

Es una técnica que no es agresiva y es fácil de realizar. Consiste en depositar una pequeña muestra de heces en una tira para analizarla.

Si el resultado de la prueba es positivo el diagnóstico de cáncer colorrectal debe confirmarse con otras pruebas de exploración, que permitan localizar el tumor.

Endoscopia

Son exploraciones que sirvan para visualizar el tumor. Según la zona a explorar podemos distinguir entre una Rectosigmoidoscopia o una Colonoscopia.

Antes de la prueba, el intestino debe estar libre de heces, por lo cual deben seguirse las instrucciones del médico en este sentido (dieta, soluciones evacuantes, etc. dos o tres días antes)

  • Rectosigmoidoscopia

No abarca todo el colon, solo las secciones inferiores. La técnica es similar a la colonoscopia.

  • Colonoscopia

Técnica que permite visualizar, de forma directa y completa, el interior del intestino grueso para confirmar la existencia de un tumor. Se introduce un tubo de fibra óptica flexible a través del ano que permite ver las paredes del intestino.

Con esta técnica se accede a todo el colon y recto. Permite la extracción de pólipos y obtener una muestra de tejido-biopsia- para poder analizar.

  • Enema de doble contraste

Es una exploración que se realiza mediante una serie de radiografías con la aplicación de un enema. El enema es un preparado líquido que se introduce por vía rectal y que permite ver el relieve de la mucosa intestinal.

  • Tacto digital

Lo realiza un especialista con un guante lubrificado y solo sirve para localizar posibles alteraciones en la parte final del recto.

 

Lunes, 1 Abril, 2019 - 15:05

Accesos directos