Teléfono de Urgencias Generales: 932 850 777

¿Tienes insuficiencia cardiaca?

Consejos de salud

Es muy importante evaluar el estado funcional de tu corazón para tomar medidas en caso necesario

La Unidad de Insuficiencia Cardíaca de la Clínica de Remei nos explica esta enfermedad, siendo la tercera del grupo cardiovascular que provoca más defunciones, remarcando que detectados a tiempo los signos de alarma, es prevenible y tratable.

¿Qué es la insuficiencia cardiaca?

Es un problema crónico de salud en el que el corazón se debilita y no puede bombear adecuadamente la sangre a todo el organismo. De esta forma, los músculos y todos los órganos reciben peor la sangre y, por tanto, el oxígeno y los nutrientes.

Además, se acumulan líquidos en los pulmones, el abdomen y las piernas. Por eso, puedes notar más dificultad para respirar durante tus actividades habituales e hinchazón de pies o tobillos. En la mayor parte de los casos no puede curarse, pero sí controlarse con pequeños cambios en los hábitos de vida (alimentación, ejercicio, …) y con un tratamiento adecuado.

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia cardiaca?

Si tienes insuficiencia cardiaca puedes notar que:

  • Te cuesta respirar, sobretodo al hacer esfuerzos.
  • Te falta el aire mientras estás tumbado o al dormir.
  • Necesitas sentarte en la cama para poder respirar mejor.
  • Se te hinchan los pies, los tobillos o el abdomen.
  • Notas cansancio o te agotas fácilmente con poco esfuerzo.
  • Aumenta bruscamente de peso (1 kg de un día para otro, 2-3 kg en 3 días).
  • Orinas menos a lo largo del día (y, a veces, más de lo normal por la noche).
  • Tienes tos seca.
  • Pierdes el apetito.

¿Cuáles son las causas de la insuficiencia cardiaca?

  • Estrechamiento de las arterias del corazón (cardiopatía isquémica).
  • Tensión alta (hipertensión arterial).
  • Enfermedades de las válvulas del corazón (valvulopatías).
  • Enfermedades del músculo del corazón (miocardiopatías).

Nuevos hábitos de vida 

-La sal sube la tensión arterial y produce retención de líquidos, por lo que debes reducir su consumo. No añadas sal a las comidas y evita los alimentos salados. Come alimentos frescos y naturales.

-Debes controlar la cantidad de líquido que tomas. Sumando el agua,  los zumos, el café, la sopa, … no debe superar los 1.5 – 2 litros al día.

-A las personas con insuficiencia cardiaca les cuesta hacer sus actividades habituales.  El ejercicio físico moderado (caminar o ir en bicicleta, subir escaleras, nadar en agua templada) hará que se encuentren mejor y puedan hacer una vida con menos limitaciones.  En general se desaconseja el reposo absoluto o dejar cualquier actividad física. Empiezar según estos consejos generales y aumentar la duración e intensidad poco a poco:

  • Caminar 30-45 min al dia, 15-20 min al día de bicicleta, nadar 15 – 20 minutos al día.
  • Desayuna al menos 1 hora antes de empezar a hacer ejercicio Si vas a hacer ejercicio después del almuerzo, espera al menos 2 horas.
  • Utiliza ropa cómoda y holgada (chándal, camiseta, sudadera, pantalón corto) así como calzado plano y resistente (para evitar los esguinces).
  • Empieza de forma progresiva y suave, por ejemplo, moviendo los brazos 2-3 minutos.
  • Será más agradable si haces el ejercicio acompañado de otras personas.
  • No hagas ejercicio si hace mucho frío o mucho calor.
  • No utilices agua fría en la higiene después del ejercicio

Algunos consejos para estar mejor

  • Pésate todos los días (si ganas peso bruscamente estás reteniendo líquido).
  • Controla la cantidad de líquido que toma.
  • No comas alimentos ricos en sal. No añadas sal a las comidas.
  • No fumes.
  • Limita el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Haz ejercicio todos los días.
  • Toma los medicamentos según te hayan indicado.
  • Avisa enseguida si te encuentra peor.

¿Cuáles son los signos de alarma?

Consulta al personal de la Unidad de Insuficiencia cardiaca si notas que:

  • Ganas bruscamente peso (1 kg de un día para otro, 2-3 kg en 3 días).
  • Te levantas con los pies o los tobillos hinchados.
  • Orinas menos a lo largo del día.
  • Te cuesta más respirar con los esfuerzos habituales.
  • Tienes que ponerte más almohadas para dormir porque respiras peor.
  • Tienes tos seca persistente.
  • Te duele el pecho.
  • Te cansas más.
  • Te mareas o pierdes el conocimiento.

Miércoles, 22 Junio, 2022 - 17:16

Accesos directos