Teléfono de Urgencias Generales: 932 850 777

El vómito en la infancia

Consejos de salud
Niña con dolor de estómago

¿Qué es el vómito?

El vómito es la expulsión forzada del contenido gástrico por la boca y debe diferenciarse de la regurgitación, que se produce por un reflujo del contenido gástrico, no supone esfuerzo y es más propia de los lactantes.

Causas del vómito

Las causas más frecuentes del vómito son:

  • Infecciones. Por ejemplo una gastroenteritis aguda (muy frecuente en la infancia), infecciones de las vías respiratorias, otitis, neumonías, meningitis, etc.
  • Algunas patologías que requieren cirugía, como una apendicitis.
  • Trastornos del comportamiento alimentario.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Intolerancias alimentarias.

También hay niños que vomitan con facilidad por otras causas como pueden ser ataques de llanto, mareos, rabietas...

En el caso de los lactantes el vómito puede deberse a una toma demasiado abundante, a una leche más concentrada de lo habitual o a los cólicos.

La coincidencia del vómito con la introducción de un nuevo alimento en la dieta del bebé también puede indicar alguna intolerancia o alergia alimentaria.

¿Cómo se trata el vómito en los niños?

El vómito desaparece, a menudo, cuando se resuelve la causa que lo ha provocado y no hay que hacer ningún estudio complementario. Para eliminarlo hay que curar la causa que lo ha originado y, mientras tanto, deben adoptarse medidas de apoyo que aseguren una hidratación y nutrición correctas del niño o niña.

Medidas de rehidratación para lactantes y bebés de hasta 1 año

  • Evitad dar agua sola a un lactante, a menos que vuestro pediatra os haya indicado la cantidad que se le debe administrar.
  • Dadle pequeñas pero frecuentes cantidades de solución oral de rehidratación. Por ejemplo, 2 o 3 cucharaditas de café cada 15 o 20 minutos si el bebé tiene menos de 6 meses, y 3 cucharadas si tiene entre 6 meses y 1 año. Estas soluciones de rehidratación ayudan a absorber mejor los líquidos y las sales minerales que necesita el niño y se pueden encontrar en la farmacia.
  • Si el bebé no vomita la solución oral de rehidratación, aumentad la dosis progresivamente hasta llegar a darle la misma cantidad de líquido que tomaría normalmente.
  • Si el bebé se alimenta exclusivamente con leche materna y vomita toda la toma más de una vez, dadle el pecho entre 5 y 10 minutos cada 2 horas. Si pasadas 8 horas no ha vuelto a vomitar podéis darle el pecho normalmente. Si continúa vomitando llamad a vuestro pediatra.
  • Si el bebé se alimenta con leche de fórmula y está 8 horas sin vomitar, podéis empezar a darle entre 20 y 30 ml. de leche, si tiene menos de 6 meses, y entre 30 y 60 ml. si tiene entre 6 meses y 1 año. Poco a poco se puede volver a la pauta normal de lactancia.
  • A partir de los 6 meses, si el bebé está familiarizado con cereales, galletas, etc. también se le pueden empezar a dar pequeñas cantidades de los alimentos más blandos y suaves.

Medidas de rehidratación para niños a partir de 1 año

  • Dadle líquidos azucarados como agua, zumos de fruta que no sean ácidos o alguna solución oral de rehidratación en pequeñas cantidades (evitad darle leche y derivados lácteos): de 2 cucharadas de café a 2 de soperas, cada 15 minutos.
  • Si el niño lo vomita, dadle 2 cucharaditas de té cada 15 minutos.
  • Es mejor no usar soluciones caseras que pueden agravar el vómito.
  • En caso de que el vómito vaya acompañado de diarrea no conviene dar jugos o bebidas con gas.
  • Si el niño o niña no vomita durante 8 horas, podéis ir ofreciéndole una dieta blanda e ir volviendo a la normalidad poco a poco.
  • Esperad 2 ó 3 días para reintroducir la leche y los lácteos.

ATENCIÓN: los medicamentos antitérmicos son innecesarios y potencialmente peligrosos. Tampoco conviene tomar medicamentos antieméticos o que eviten los vómitos porque pueden encubrir los síntomas de la afección que los ha provocado.

¿Cuando hay que acudir al pediatra?

Acudid al pediatra si:

  • Se trata de un lactante menor de 3 meses y vomita todas las tomas.
  • A pesar de seguir los consejos, el vómito no cede o es abundante.
  • Observáis señales de deshidratación.
  • El vómito se acompaña de fuertes dolores abdominales, decaimiento o somnolencia del niño o niña.
  • El vómito comienza después de un golpe fuerte en la cabeza.
  • El vómito se acompaña de fiebre (a partir de los 38º).

Algunas señales de deshidratación son:

  • El niño llora sin lágrimas.
  • Tiene la boca y los labios secos.
  • El niño moja menos de 4 pañales al día, en el caso de los lactantes, o si está más de 6 u 8 horas sin orinar, en el caso de niños mayores.
  • Tiene los ojos hundidos.
  • Está decaído o irritable.

Más información

Algunas de las informaciones de este artículo se han extraído de:

 

Àrea de Pediatria - Clínica Ntra. Sra. del Remei

Viernes, 9 Diciembre, 2016 - 13:39

Accesos directos